Avances en prendas ignifugas

Comments off 263 Views0


prenda ignifuga soldar

Las prendas ignifugas se hacen con una tela, que rechaza la combustión y protege contra el fuego.

En estas fechas navideñas es importante recordar el uso correcto de la iluminación navideña y evitar accidentes con artículos de pirotecnia. Un accidente común es la ropa que se prende fuego.

Los niveles requeridos de resistencia al fuego en la ropa varían según el lugar y la situación en la que se va a llevar. Hay tres niveles:

  • Bajo (ej. tiempo de ocio en vacaciones)
  • Medio (ej. un hogar de ancianos)
  • Alto riesgo (ej. plataformas de petróleo)

 

Pero, ¿cuándo llegó la idea de poner material ignífugo en la ropa?

La primera incidencia registrada de un tejido ignífugo apareció en 77 A.E.C. cuando Plinio el Viejo mencionó un mantel ignífugo hecho de amianto, pero incluso entonces habló sobre los peligros de los trabajadores expuestos al amianto.

A este le siguieron muchos experimentos durante los siguientes siglos, incluyendo ingredientes como arcilla y yeso, una mezcla de alumbre, sulfato ferroso y bórax. La mezcla de fosfato de amonio, cloruro de amonio y bórax se utilizaron para hacer que los tejidos de los teatros franceses tuvieran menos probabilidades de incendiarse. Esta última mezcla era extremadamente eficiente y todavía se usa en algunos casos hoy en día.

A mitades del siglo XIX, los productos químicos más comunes utilizados fueron una mezcla de fosfato de amonio y sulfato de amonio y una solución de fosfato de amonio mezclado con cloruro. Gran parte de la información que se conoce hoy acerca de la retardación de llama proviene de un estudio del siglo XX realizado por William Henry Perkins, pionero de la industria química. Es quien descubrió el cloruro de Tetra (hidroximetil) fosfonio (THPC).

Las mejoras en las prendas ignífugas son continuas, desde la limitación de impacto de los químicos sobre el medio ambiente, apostando por la sostenibilidad hasta seguir maximizando el efecto retardante de llama y la duración del tejido. Los textiles pueden perder su característica ignífuga después de una cierta cantidad de lavados. Está información se coloca generalmente en la etiqueta de la prenda.

 

En la Gran Tienda del Vestuario tenemos una amplia selección de ropa ignífuga para todos los ámbitos laborales.

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra política de cookies. ACEPTAR